Las lunas de Rona. 1. Para los que un día olvidaron vivir la vida (Libros Mablaz nº 102) por Cristina Pernas

January 19, 2020

Las lunas de Rona. 1. Para los que un día olvidaron vivir la vida (Libros Mablaz nº 102) por Cristina Pernas
Titulo del libro : Las lunas de Rona. 1. Para los que un día olvidaron vivir la vida (Libros Mablaz nº 102)
Fecha de lanzamiento : July 25, 2017
Autor : Cristina Pernas
Número de páginas : 244
Editor : Libros Mablaz

Las lunas de Rona. 1. Para los que un día olvidaron vivir la vida (Libros Mablaz nº 102) de Cristina Pernas está disponible para descargar en formato PDF y EPUB. Aquí puedes acceder a millones de libros. Todos los libros disponibles para leer en línea y descargar sin necesidad de pagar más.

Cristina Pernas con Las lunas de Rona. 1. Para los que un día olvidaron vivir la vida (Libros Mablaz nº 102)

Nos habla de historias de hoy, de personas como cualquiera de nosotros, inmersas en un mundo globalizado, en el que a pesar de estar conectados e informados, nos sentimos pequeños y virtualizados por completo, en muchos aspectos de nuestra vida. Rona vive una existencia gris en la que lo virtual y lo real se confunden, se entremezclan. Su voz, que muestra a través de un blog en Internet, es un eco de la incomunicación y soledad que sacuden nuestra sociedad. Una realidad en delicado equilibrio, que se romperá por un pequeño accidente, un hecho aparentemente insignificante, que cambiará el rumbo de su vida y de la de los que la rodean. Lo inesperado desencadenará historias que se irán tejiendo alrededor de Rona y sus lunas, transformándolo todo para siempre. Porque… ¿qué pasaría si una pequeña mentira se convirtiese en un contenido viral en las redes sociales, llegando a miles de personas en un instante y no hubiese marcha atrás?
Una narración secuenciada como si del ciclo de la Luna se tratase, para los que un día olvidaron vivir la vida.
Y es que nuestras lunas tienen su origen en nosotros mismos, éstas se van formando con pedazos expulsados de las muchas colisiones y pruebas que vamos viviendo. Las lunas de Rona no eran sino restos incandescentes que flotaban a su alrededor y que fueron configurando su amado satélite.
Siempre había oído hablar de los contenidos virales en las redes. Ella se había convertido en un virus que infectaba a usuarios sensibles que propagaban su enfermedad a otras personas, no pudo sino sonreír.
Era como si al alcanzar ese límite, rebotase de repente hacia la más absoluta soledad, donde residía ella.
…su interior era una tormenta que lejos de arreciar, se desbordaba y no fue el amor el que acudió en su ayuda, sino el miedo, un viejo conocido que poco a poco enterraba su corazón.